Mis once letras (2017)

Mis once letras (2017)

Poemas de: Roque Dalton

Música: Juan Guerra González

 

Seguramente al escuchar el nombre de Roque Dalton usted pensará en el “Poema de amor”, una obra que se ha difundido bastante. Sin embargo, la pluma y el genio de Roque Dalton abarcan mucho más. De hecho, hablar de El Salvador es hablar de mucho más de lo que se escucha en las noticias hoy en día.

La suite “Mis once letras” es el resultado de una comisión de Mauricio Iglesias, quien me envió una serie de poemas de Roque Dalton para que pudieran ser musicalizados y luego presentados a estudiantes de Bachillerato en El Salvador y motivarlos a descubrir otros matices de la poesía Salvadoreña. De entre los varios poemas que Mauricio me envió seleccioné tres para esta suite: “Mi amor por ti es mucho más que amor” (Mucho más que amor),  “Alta hora de la noche” (No pronuncies mi nombre) y “Mi niña, mi mujer.”

“Mis once letras” hace referencia a un fragmento de uno de los poemas usados en esta obra y al hecho que el nombre Roque Dalton tiene “once letras.” Como un dato curioso el nombre Jorge Guzmán (a quien se dedica la segunda canción de este ciclo) tiene también once letras.  La obra está escrita para Tenor y Piano. Ambas partes gozan de cierto grado de virtuosismo. La parte del tenor requiere especial atención en especial en el registro grave. El rango del tenor en la obra va desde el C3 hasta el Ab5.


I. Mucho más que amor

La obra está en 3/4 en homenaje al Vals, un género que ha sido del gusto de muchas personas entre ellos mi abuelo quien fue también compositor. El Vals va siendo modificado con diferentes métricas para brindarle unas pinceladas de interés. La obra es un homenaje al amor que crece y cambia poco a poco volviéndose más intenso, armonías y métricas juegan el papel de apoyo para el texto y para ese amor que va creciendo. Esta obra está dedicada al Dr. Mario y Ana Henríquez, fundadores de la Fundación Renal de El Salvador y de la Salvadoran Renal Foundation, Inc. en New York.

II. No pronuncies mi nombre

El carácter de esta obra es más sobrio que las otras dos, la introducción es un homenaje a una técnica llamada “Tintinnabuli” desarrollada por uno de mis compositores contemporáneos favoritos: Arvo Pärt.  En esta parte de la obra es cuando el tenor deberá hacer un uso magistral de su registro grave y presentar la música de una forma dramática. Muerte y amor son dos sentimientos muy intensos. Mi consejo a los intérpretes sería precisamente el tratar de transmitir intensamente cada uno de los sentimientos expresados en el poema. En unos compases se podrán escuchar acordes de once notas, a veces en secuencia y son otro homenaje a las once letras del nombre Roque Dalton. La obra está dedicada de forma póstuma al pintor Jorge Guzmán, fundador de Ikarus Gallery Cultural Program, Inc. en New York, con quien tuve oportunidad de compartir proyectos y metas.

III. Mi niña, mi mujer

Esta obra tiene un tinte del impresionismo. Una mezcla de delicadeza y pasión. Para mi, la obra es una declaración de amor, ese amor ideal y juvenil que hace a algunos “flotar sobre las nubes.” Para el pianista esta es la parte más virtuosa del ciclo y representa un reto. Mi objetivo inicial fue que tanto el pianista como el cantante pudiesen lucir su talento. La obra está construida con el fin de que al llegar a la parte: “Te digo que te amo, como jamás amé” sea el punto de clímax  La obra está dedicada a quien comisionó el ciclo completo: Mauricio Iglesias.

Mi agradecimiento especial a Mauricio por encargarme esta obra, a Juan José y Jorge Dalton, hijos de Roque Dalton, quienes facilitaron los permisos para que esta obra se pudiese publicar y difundir musicalmente, a mi esposa Alejandra y a mi familia que siempre me apoya y finalmente, a mi maestra Ivette Herryman por el inmenso apoyo a mi educación y carrera.